El Real Zaragoza es otro de los equipos que han salido a protestar por la decisión del CSD de jugar los partidos de las próximas dos jornadas de Primera y Segunda División a puerta cerrada.

Mientras el Celta se quejaba de la pérdida de esencia del fútbol sin aficionados, los maños alegan que no se ha tenido en cuenta la salud de los equipos. En un comunicado que han emitido en su página web, los aragoneses protestan por la medida, pese a “compartir la progunda preocupación de las autoridades”.

El Zaragoza critica que la decisión del CSD “no tiene en cuenta la salud los futbolistas, cuerpo técnico, medios de comunicación y todo el personal implicado en la organización de los encuentros”. De esa manera, el club también pide el aplazamiento de las jornadas afectadas, la 32 y 33 de la Liga SmartBank.