La Real Sociedad se aupó a los puestos de Champions League al vencer al Eibar el derbi guipuzcoano aplazado de la jornada 24 y marcado por ser el primer partido de LaLiga que se disputa a puerta cerrada por la amenaza del coronavirus.

Ambos equipos llegaban con la necesidad de ganar y tras sumar una derrota en su último compromiso, pero fueron los donostiarras los que se llevaron los tres puntos de un Ipurua desértico.

La cosa fue de penaltis en la primera mitad, con suerte dispar para ambos equipos. Mikel Oyarzabal inauguró el marcador al transformar un penalti en el minuto 16, pero Orellana no pudo hacer lo mismo solo 10 minutos después, ya que Remiro le leyó las intenciones y despejó el lanzamiento.

Fue un partido frío, básicamente, por el desangelado aspecto de unas gradas vacías, en el que Willian José aumentó la ventaja de los realistas en el minuto 75. Las cosas parecían irle bien a los finalistas de Copa, pero Charles transformó un penalti por mano en el minuto 89, lo que añadió emoción a los minutos finales pero no sirvió a los armeros para sumar.

Los donostiarras plantaron cara al Barcelona en el Camp Nou tras meterse en la final de la Copa del Rey y quieren confirmar su candidatura a los puestos Champions. No obstante, los armeros tratarán de aprovechar el factor cancha, siempre importante en Ipurua, para sumar tres puntos que les alejen de los puestos de descenso.