Kike García considera que el Eibar “se juega la vida” cuando se retome la competición, aunque ve al vestuario preparado para la lucha por la permanencia en las últimas once jornadas. El delantero armero, en declaraciones difundidas por el club, desveló que el vestuario está “con la mente puesta en que hay que conseguir el objetivo, porque además quedan jornadas para ello”.

“Ahora estamos cogiendo el ritmo y las ideas del entrenador y esperamos que nos salgan las cosas”, deseó el futbolista azulgrana, satisfecho con la nueva fase de sesiones en grupo que permiten “estar más como es el fútbol realmente y competir”.

La plantilla del Eibar ha sido la más crítica con este regreso de la competición y de hecho su delantero considera “precipitado” ponerse a jugar el 12 de junio. El futbolista conquense no tiene claro que a primeros de junio esté todo preparado para jugar, pero señaló que “se está entrenando duro para empezar cuando nos digan desde arriba para competir en las once finales que quedan”.

Reconoció que durante el confinamiento no ha olvidado la situación del Eibar, a dos puntos del descenso, y lamentó que la reanudación se tenga que realizar sin afición en las gradas, algo que notará en Ipurua.

“Vamos a echarles mucho de menos. La peña Eskozia la Brava que apoya hasta el final… aunque va a ser así para todos los equipos y tenemos que responder a ello”, admitió Kike García.