Javier Tebas, presidente de LaLiga, fue protagonista en el programa El Món a RAC-1. Tebas repasó la primera semana de regreso a la competición y dejó titulares de todos los temas. El primero tuvo que ver con el Barça y su estrella, Messi, que le da un valor incalculable a la organización que dirige: “La salida de Cristiano, aunque se molesten en Madrid, tuvo un impacto casi nulo porque en LaLiga llevamos años preparándonos para que la marca LaLiga trascienda a los jugadores. Pero el caso de Messi es distinto. Messi es el mejor jugador de la historia del fútbol. Hemos tenido la suerte de haberlo tenido siempre en nuestra Liga. Yo creo que la salida de Messi sí se notaría. Desde luego, más si se fuese a jugar a otra Liga. Es un icono del fútbol español, de LaLiga y le pediría que por favor termine en nuestra competición. Que tanto cariño lo hemos dado. Tampoco sería una catástrofe porque tenemos firmados unos contratos televisivos con o sin Messi. pero lo importante es el valor que le da. Messi siempre nos deleita”.

Pero Tebas habló de más temas. Por ejemplo, de los calendarios. Rechazó frontalmente la idea de una reducción de equipos porque, según explicó, el modelo funciona: “No nos planteamos bajar el número de equipos a corto ni a medio plazo. El modelo de negocio está establecido en 20 clubes y tiene su razón de ser. El problema de los calendarios es que la Champions de desdobla, la final se juega en fin de semana, se inventan competiciones como la Liga de Naciones, se aumenta el número de equipos en un Mundia… Y hay que decir que sólo en una temporada, las grandes Ligas de Europa generan más dinero que cinco mundiales, cinco veces más que una Champions. Es un modelo extraordinario. No cambiemos aquello que funciona y que ha hecho crear una industria colosal. La industria del fútbol en Europa es más importante que la NBA y la NFL”.

Enlanzando con los ingresos, Tebas admitió que el movimiento de dinero en el mercado de fichajes bajará muchísimo este verano: “Probablemente veamos trueques. Sí veremos algún tema de dinero, pero no grandes operaciones. La situación es la que es. Las grandes Ligas de Europa hemos sufrido unas importantes crisis. Y no habrá grandes movimientos de dinero salvo que los clubes estado animen el mercado, pero no con dinero del sector sino con el gas o el petróleo. Si el verano pasado entre las grandes Ligas hubo 3.500 millones de euros, no creo que este año pasemos de los 800″.

Sobre el regreso de la afición a los estadios, el presidente de LaLiga también mantuvo su discurso. Quiere público aunque eso signifique que entren en unas comunidades antes que en otras: “Nuestro interlocutor con el Gobierno es el CSD y hay que reconocerles que han sido una correa de transmisión perfecta con el Ministerio de Sanidad. Es el Real Decreto el que dice que son el CSD y las comunidades los encargados de gestionar este asunto. Estamos trabajando en un protocolo y espero que en aquellas comunidades autónomas que lo autoricen haya público. Mi opinión es que podrá ser así. Hay que tener cuidado con la equidad. Cuando llevamos al límite la integritis deportiva, podemos llevarla al absurdo. Si hay un rebrote de la pandemia en octubre sólo en unos sitios concretos, qué vamos a hacer: ¿obligar a todos a que jueguen a puerta cerrada? Es ilógico. Lo que hay que tener es un protocolo que salvaguarde la salud de todos. Quiero decir que considero que no es un tema de equidad deportiva”. En lo que Tebas sí da su brazo a torcer es en volver a llenar los estadios antes de que haya una vacuna: “Ver los estadios llenos no depende del presidente de LaLiga. Hasta que no haya una vacuna es muy difícil que se pueda ver el cien por cien en los estadios. La población no es inmune hasta que haya un 70% en esa condición. Entonces es difícil ver los estadios llenos. Habrá que ver la evolución de la pandemia. Hasta que no haya vacuna no veremos llenos los estadios”.

Sobre el balance del regreso de la competición, el incidente con el espontáneo de Mallorca y los protocolos, Tebas partió de una premisa: “Satisfecho me encontraré si le entregamos la Copa al Barça o al que sea y los equipos que ascienden. Es decir, cuando acabe la competición. Me siento contento de que vamos bien. No me estoy equivocando en el camino que estoy llevando en la carretera. Pero no hemos llegado a la meta. Ese día es en el que nos podremos sentir satisfechos. Había que empezar sí o sí esta competición”. Luego fue concretando: “Salvo el incidente del campo del Mallorca el fin de semana pasado, lo valoro positivamente. Invadir el terreno de juego fue gravísimo porque no solo incumple las normas sino que en estos periodos en los que hay que tener cuidado, no hay que poner en riesgo la salud de los jugadores”. Tebas confirmó que ningún jugador ha dado positivo esta semana: “Hay un margen de error y tienes que reducir el riesgo al máximo. Los jugadores están en una zona verde donde está eliminado el contagio pero quién dice que no ha habido algo excepcional. La clave es disminuir el riesgo de contagio, incluso si tiene que llegarse al absurdo. Hemos visto los rebrotes en Pekín o en Alemania, Aunque no haya una vacuna, en el sector estaremos tomando medidas aunque. Ya dije que era más difícil contagiarse en un partido de fútbol que en un supermercado y se me criticó”.

Finalmente, trató dos temas sensibles socialmente que están en la calle estos días. El racismo y la homofobia. Como presidente de LaLiga, se sensibiliza con las dos. Primero, en la lucha contra el racismo: “Ya nos hemos posicionado contra el tema del racismo. Creo que el problema está localizado a día de hoy en Estados Unidos. Cuando hemos tenido problemas de racismo lo hemos atacado. Hemos sido la única Liga del mundo que hemos hecho una denuncia penal contra los energúmenos que atacaron a Williams en Cornellà. Eso es lo que hay que hacer para atacar al racismo. No menos de quince veces hemos denunciado por gritos racistas u homófobos. Es donde más tenemos que atacar, tomando decisiones duras”. Y respecto a si sería bueno que los futbolistas anunciasen en público su homosexulidad, sijo: “Si realmente tenemos homosexuales entre nuestros futbolistas, que probablemente los haya por porcentaje, sería bueno si piensan que cohíben su personalidad. Me parecería perfecto que algún jugador lo hiciese. Pero no porque sea bueno para la sociedad. Lo que no puede ser es que deban ocultarlo”.