Es oficial: Augusto Fernández es nuevo jugador del Cádiz. También se confirmó hace unos días la vuelta de Nolito al Celta. Se preguntarán cómo es posible que esto haya sucedido en pleno mes de junio, con el mercado cerrado y por qué solo lo han hecho dos equipos. La razón es sencilla: el Reglamento General de la RFEF, en su artículo 124.3, recoge la posibilidad de realizar fichajes fuera de plazo, siempre y cuando estén justificados por una lesión de larga duración. No obstante, esta medida, que a priori puede parecer justa, es blanco de innumerables críticas por el importante efecto que puede tener sobre la competición y por la permisividad de aplicarla en condiciones alejadas de su espíritu original.

Dicho de otra manera, a falta de menos de un mes para concluir el campeonato, las voces críticas del mundo del fútbol no consideran que ni Cádiz ni Celta necesiten un reemplazo. Para colmo para los mencionados detractores, ninguno de los dos equipos ha incorporado a un futbolista que sea reemplazo natural del lesionado. En el caso del club gaditano, perdió por lesión al lateral izquierdo Luismi Quezada y ha traído a un centrocampista de la talla de Augusto Fernández. Incluso más llamativo es lo sucedido con el Celta, que ha incorporado a Nolito para compensar la baja de ¡su portero Sergio Álvarez!

A estas alturas de competición, ambos salen beneficiados por la aplicación de la norma. El Cádiz incorpora a un medio que jugó, mismamente, en el Atlético de Madrid; y el Celta, a un futbolista que ya estuvo cerca de fichar el pasado verano y que ha tenido protagonismo con Lopetegui en un equipo de élite como es el Sevilla. Es más, el propio Nolito ya ha justificado en su redebut en Vigo los motivos por los que será un futbolista trascendental para Óscar García y que a buen seguro ayudará en la batalla por la permanencia. En su primer partido, marcó un gol y dio una gran asistencia a Santi Mina, en la exhibición colectiva ante el Deportivo Alavés.

Braithwaite y el Barcelona

El Celta fichó a Nolito para sustituir... a Sergio Álvarez.

Ampliar

El Celta fichó a Nolito para sustituir… a Sergio Álvarez. CHEMA DIAZ (DIARIO AS)

El pasado 20 de febrero, también fuera de plazo, el Barcelona hizo oficial la llegada de Martin Braithwaite. En la franja de fichajes invernal, no quiso firmar ningún futbolista, confiando en la evolución de Dembélé. Sin embargo, se confirmó su baja de larga duración y la directiva blaugrana pescó el mercado nacional y encontró al danés. Todo ello a costa de un Leganés que ya había perdido a En-Nesyri y que se quedó sin sus dos máximas estrellas sin capacidad alguna de réplica. La normativa sí permite al club con un lesionado incorporar a un reemplazo, pero no da facilidad al implicado en dicho traspaso a conseguir un sustituto.

Este movimiento no sentó nada bien en Butarque. Txema Indias, director deportivo del ‘Lega’, lo lamentó en AS: “La norma nos ha hecho mucho daño. Ahora es muy bonito decir que se cambiará. Me da igual que se cambie. El perjuicio al Leganés es brutal. La sensación que tengo es de vacío, de impotencia. De ser el equipo pequeño. Como si no importásemos. Aquí hay familias que comen de esto. Parece que sólo las tienen los grandes. Aquí cada fin de semana se meten 12.000 personas que sufren con nosotros. Me duele que se tire así el trabajo de años. Que vengan otros club, nos quiten un jugador fuera de mercado y encima no nos dejen fichar. Mi manera de vivir es la de evitar el perjuicio al que está al lado. Yo vivo aún en los mundos de Yupi, pero hay líneas que no me gustaría pasar jamás”.

Dicho lo cual, el Barcelona arrebató poder a un equipo de la parte baja, que intentó cerrar a Bacca sin el permiso de la Real Federación Española de Fútbol. La firma de Braithwaite, no obstante, tenía un pero. Por la normativa de la Champions, no podría disputar competición europea. Ahora, UEFA ha abierto la veda a realizar tres nuevas incorporaciones a las listas del máximo torneo continental, pero tampoco permitirá la del danés, ya que este no pudo ser inscrito en la anterior fase y la norma de fichajes fuera de plazo es exclusiva de las fronteras nacionales.

La RFEF no dejó al Leganés fichar a Bacca.

FIFA y la RFEF, por la labor de derogar la norma

Tras toda la polémica que generó el ‘Caso Braithwaite’, Luis Rubiales anunció públicamente su intención de presentar una modificación del reglamento para no permitir más a los clubes fichar para reemplazar a un lesionado. No es idea del presidente de la Real Federación, sino que en su día fue la propia FIFA la que instó a España a suprimir dicha normativa, ya que el resto de potencias futbolísticas europeas no la recogen en sus respectivos reglamentos.

En 2016 la RFEF pidió al CSD (Consejo Superior de Deportes) suprimir esta norma, y si sigue todavía vigente es porque LaLiga se opuso. Nosotros vamos a volver a presentar una modificación de este reglamento para que desaparezca esta excepción”, explicó Rubiales, dejando la responsabilidad en manos del organismo presidido por Javier Tebas.

El controvertido artículo 124.3 del Reglamento General

“También podrá autorizarse excepcionalmente la expedición de licencia fuera de los períodos reglamentarios cuando un futbolista de la plantilla cause baja por enfermedad o lesión que lleve consigo un período de inactividad por tiempo superior a cinco meses, ello siempre y cuando la inscripción del futbolista sustituto no requiera la expedición de Certificado de transferencia internacional.

La concurrencia de tal circunstancia de enfermedad o lesión, así como el propósito del club de solicitar la baja federativa en base a la misma, deberá ser notificada, de forma fehaciente, al futbolista afectado con, al menos, diez días de antelación a la fecha de solicitud de la citada baja federativa, a fin de que pueda efectuar, si así lo desea, las alegaciones que considere oportunas.

Para poder autorizar la inscripción de un futbolista en sustitución de un lesionado deberá acreditarse documentalmente que la lesión se haya producido una vez cerrado el periodo de inscripción correspondiente.

La solicitud para la autorización excepcional deberá realizarse dentro del mes siguiente a la fecha en que se produjo la lesión.

La competencia para otorgar la autorización corresponderá a la RFEF o, en su caso, a la Liga Nacional de Fútbol Profesional, a solicitud del club interesado, previo expediente en el que se acredite el hecho a través de certificación expedida por un tribunal médico integrado, al menos, por dos facultativos de la Mutualidad de Previsión Social de Futbolistas Españoles.

Dicha autorización, si procede otorgarla, tendrá una validez máxima de quince días, transcurridos los cuales sin que se formalice la licencia, caducará.

El sustituido no podrá reintegrarse a su club, ni inscribirse en ningún otro, aunque obtenga el alta, antes de que transcurra el referido período de cinco meses.

Transcurridos los cinco meses, desde la fecha de la baja federativa, el futbolista podrá reintegrarse a su club siempre que aporte un certificado de la referenciada Mutualidad, haya licencias libres en el equipo y suscriba, con autorización de la RFEF, licencia nueva”.