No fue un verano sencillo para James Rodríguez. El cafetero regresó al Real Madrid después de pedir al Bayern que no ejecutara la cláusula de compra que había en su contrato de cesión. No se adaptó a Múnich y aunque Heynckes le alivió el peso, la llegada de Kovac y sus roces fueron determinantes en la petición del colombiano. Volvió al Madrid consciente de que no formaría parte de la plantilla de Zidane. Sobre la mesa tenía una oferta del Nápoles y otra del Atlético de Madrid. Llegó a tener un pie y medio en el Wanda Metropolitano. Pero todo saltó por los aires el pasado 27 de julio. Aquel día, el Madrid cayó con estrépito ante los de Simeone 3-7 en Nueva Jersey. La derrota abortó la operación y acabó quedándose en el Madrid. “Al club que quería ir no me dejaron. Querían que me fuera a otro equipo”, confesó James Rodríguez en su entrevista en Gol Caracol.

El centrocampista rememoró esos complicados días. En primer lugar, lanzó flores al Bayern: “Estaré eternamente agradecido al Bayern y sobre todo a Jupp Heynckes que sacó de mí un nivel increíble. El Bayern es un club top, pero el que no quiso seguir fui yo. Ellos querían hacer el uso de la opción de compra, pero hablé con un dirigente para que no la hicieran porque no me sentía cómodo y no era feliz. Cuando pasa eso en tu vida tienes que tomar decisiones, ellos lo entendieron perfectamente. En ese momento mi decisión fue esa y no me arrepiento”.

A continuación, detalló cómo fue ese verano lleno de incertidumbre con su futuro: tuvo ofertas, el Madrid no las aceptó y mientras Zidane, en pretemporada, le dejaba fuera del trabajo táctico. James dejó entrever esa oferta del Atlético de Madrid, aunque en la entrevista con Gol Caracol no menciona el nombre del club rojiblanco: “Después hubo una propuesta muy buena de un equipo español, no me gustaría decir el nombre del equipo, que el Madrid rechazó. Yo realmente quería que la gente del Madrid se quedara con la imagen que dejé antes de irme al Bayern, porque sabía desde un principio de la temporada que mi rol en el Madrid no iba a ser protagónico. En los primeros entrenamientos en agosto me dejaban afuera en los trabajos tácticos, me sentía incómodo porque nunca había vivido eso. Empecé la pretemporada con el Madrid sin querer, porque pensé que se cerraba antes esta operación con el otro club español. Sinceramente al club que quería ir, no me dejaron. Querían que me fuera a otro equipo”.