El Atlético volvió a la Liga con siete cambios de nuevo en el once respecto al partido anterior. El equipo rojiblanco comenzó con mucha intensidad, pisando área con regularidad repitiendo a Llorente jugando en la delantera junto a Diego Costa. Entre los dos fabricaron el primer tanto, con el ’14’ realizando una maniobra espectacular en la banda y cediendo a su compañero de ataque, aunque finalmente fue gol en propia. El Atlético jugó con fluidez, recuperando muy rápido el balón y generando peligro principalmente en la primera mitad. Acumuló ocasiones y las dificultades para definir provocaron que el partido estuviese más igualado en el marcador que en lo visto sobre el terreno de juego, aunque el Atlético acabó sufriendo.

Oblak: Tercer partido consecutivo con la portería a cero, aunque en este caso no tuvo que dejar su milagro habitual. Muy seguro en los centros laterales, sin dejar escapar ningún balón suelto. En modo Zamora, habrá que ver si le da tiempo a conseguirlo.

Arias: El colombiano va alternando la titularidad en el lateral derecho con Trippier. Balón fantástico para el desmarque de Llorente que acabó suponiendo el primer gol del partido. Se sumó al ataque con regularidad, aprovechando su velocidad para generar mucho peligro. Sin embargo en defensa sufrió especialmente en los últimos minutos, donde el Levante le buscó con constancia por su costado.

Savic: Bien posicionado, no cometió el mínimo error. Rápido para cruzarse al balón en velocidad para Sergio León. Un muro en los centros laterales, tanto por arriba como por abajo. Gran partido del montenegrino, que tuvo su descanso ante el Valladolid.

Hermoso: Titular por segundo partido consecutivo en el centro de la zaga, en esta ocasión junto a Savic. En alguna momento estuvo precipitado para deshacerse del balón, con la clara misión de no perderlo en las zonas de peligro y prefiriendo lanzarlo directamente fuera del estadio. No sufrió en exceso con los ataques del Levante. Se marchó sustituido a los 59 minutos, quizás con algún problema físico.

Lodi: Descansó ante el Valladolid para recuperar su puesto en el lateral izquierdo, donde aporta mucha mordiente desde el costado. Un apoyo constante en todos los ataques, posee una gran virtud con la precisión de sus controles. En los minutos finales pudo aparecer mucho, pero estuvo serio atrás.

Thomas: El pivote estuvo más activo en la distribución de pelota, consiguiendo cortar líneas y acelerar los ataques desde el vértice defensivo. En alguna ocasión arriesga en exceso, aunque es el más capacitado para batir al medio campo rival. Diego Costa le cedió el balón en fuera de juego, pero por si acaso el ghanés anotó un golazo posteriormente anulado.

Saúl: Kilómetros y kilómetros en la presión. Es el jugador que salta líneas para acompañar a los delanteros en la recuperación, con Thomas por detrás como escudero. Con la entrada de Herrera se trasladó a la banda derecha durante unos instantes hasta que Thomas salió sustituido, volviendo al doble pivote. Es un jugador fundamental en el trabajo sucio.

Koke: Tirado a la derecha de partida, en cada jugada buscó meterse por dentro para recibir entre líneas, dejando todo el costado a Arias. Junto a Saúl es un jugador fundamental en la presión y a la hora de frenar los caminos de ataque para el equipo rival. No definió bien una ocasión clara que pudo convertirse en el segundo gol colchonero, pero lanzó con la zurda muy centrado ante Aitor.

Carrasco: El belga va ganando cada vez más importancia, recordando a su mejor versión en la banda izquierda. Sumando puntos en su confianza, pudo marcar con un fortísimo derechazo que despejó Aitor con una gran intervención. Ya se le ve en el mismo estado físico que sus compañeros y ahí es uno de los jugadores con más desequilibrio de la plantilla. Se marchó sustituido a los 59 minutos.

Llorente: El jugador del momento… como delantero. Se come el césped cada minuto que juega. A los 30 segundos ya había probado a Aitor Fernández con un centro chut después de volverse a marchar por potencia y en el minuto 15 fabricó el tanto para abrir el marcador girando con el control y dando el pase de la muerte para Diego Costa. Cada vez más adaptado al puesto. Se marchó sustituido a los 59 minutos después de haber sido una pesadilla para la defensa granota.

Diego Costa: Se lanzó a por el pase de la muerte de Llorente, aunque parece que no fue él quien introdujo el balón en la red. Ha vuelto fino del parón, recibiendo de espaldas, tirando desmarques y siendo determinante en los metros finales. Estuvo cerca de marcar con un cabezazo a la salida de un córner que se marchó rozando el palo. Muy generoso en la presión, robando balones con peligro. Se marchó sustituido a los 79 minutos después de vaciarse.

Tres cambios de golpe en el 59′

João Félix: La primera que tuvo se decidió por chutar antes que ceder a Costa, que había recuperado la pelota en zona de peligro y buscaba el desmarque. Tampoco acertó a definir poco después con un balón en el área que lanzó por arriba. Apareció en alguna ocasión entre líneas con peligro, pero no estuvo acertado en la definición.

Correa: Aportó desborde y electricidad en los metros finales. Eligió muy bien el pase correcto para dejar mano a mano a Koke, pero el vallecano no definió con éxito.

Giménez: Simeone buscaba darle un descanso tras haber sido el único jugador de campo titular en los tres primeros partidos, pero acabó entrando en el minuto 59 en el lugar de Hermoso. Muy rápido al cruce en una jugada al límite donde quedaba mano a mano con Morales.

Herrera: Entró por Costa para sujetar el centro del campo en el minuto 79. Su salida al verde coincidió con los minutos de más ataque del Levante, lo pasó mal en ciertos momentos.

Morata: Último cambio, en el minuto 83 para buscar la sentencia. No tuvo ninguna, únicamente un mano a mano en fuera de juego que remató fuera.