Roberto Jiménez fue presentado en la mañana del martes por el Real Valladolid y cumplió con el trámite de las fotos y la rueda de prensa en la que se expresó por primera vez como jugador blanquivioleta,.

El cancerbero explicó los motivos de su elección: “Es un cúmulo de cosas con peso deportivo. El club ha mostrado un interés grande desde hace tiempo en que pertenezca a este proyecto. Es un club que tiene todos los mimbres necesarios parea construir un futuro estable y mejor; formar parte de ello me motiva, al igual que poder ser importante en el proyecto. Me siento valorado en la Liga española y creo que aquí puedo rendir a mi máximo nivel. Esa suma de cosas me han hecho estar aquí”.

Roberto Jiménez tiene sobrada experiencia “he jugado en cuatro países y en todos he tenido la oportunidad de ser un jugador importante, de jugar y mostrar mi nivel. En unos sitios salió mejor y en otros peor, pero lógicamente es en la Liga española donde he crecido y he acumulado más partidos en Primera y es un lugar en el que me en cuatro cómodo. A la hora de decidir donde jugar, tener una oferta de un equipo en mi país, siempre es atractiva para mí”.

La competencia será dura y lo saben jugadores como Yoel o Lunin que han tenido que vivir a la sombra de Masip, intocable para Sergio González, pero Roberto viene dispuesto a sumar y competir: “Llego con toda la motivación y todas las ganas para ser un jugador importante en el club. Podría haberme planteado un contrato de menos duración y sin embargo mi opción ha sido tener un contrato largo para mostrar mi compromiso con el club. Quiero sumar dentro y fuera del campo, desde el respeto y la humildad a la gente que lleva aquí tiempo y que ha hecho que este club vaya teniendo una realidad mejor. Mi intención es aportar, acabé muy bien físicamente en el Alavés y esta competencia será buena para el club. Llevo 350 partidos en Primera y me gustaría una cifra de 400 y cumplirla en el Real Valladolid. Somos profesionales, Masip es fantástico y me ha recibido fenomenal, pero mi misión es tener las expectativas más altas y ganarme un puesto, todo ello desde la cordialidad y el trabajo sano”.

La última vez que Roberto visitó Zorrilla fue en julio con el Alavés y recibió en el último minuto el gol de Joaquín que le daba la permanencia al Real Valladolid. Ese gol en cierta forma marcó el futuro de Roberto Jiménez: “Lo hemos comentado sí. Fue un día feliz en Valladolid, pero al Alavés se le complicaba la cosa bastante. Fue uno de esos días en los que ves que el Real Valladolid es un equipo comprometido y unido, con un objetivo claro y eso me ayudó a la hora de valorar la oferta, el ‘filing’ que me dio ese equipo aquel día”.

El cancerbero confesó que se había encontrado “un equipo unido y un vestuario sano, gente centrada en el objetivo y una familia, eso me he encontrado. El míster lo maneja muy bien y eso es importante. Se genera una buena sinergia para hacer avanzar el proyecto”.