Contra todo pronóstico, la plantilla del Barça no se sentará este martes en la mesa de negociación de la rebaja salarial. Y el motivo no es el viaje a Turín. Los jugadores mandarán un abogado pero no han querido sentarse porque entienden que no se les ha dado garantías jurídicas para tener independencia como colectivo.

En vísperas del Clásico, la primera plantilla del Barcelona había decidido sentarse en la mesa de negociación para los recortes salariales con vistas a este curso, más dramático incluso que el anterior por la pérdida de ingresos del club desde el principio de la misma como consecuencia de la Covid-19. Los jugadores habían accedido después de que el club les confirmase que negociaría de manera individual el caso del primer equipo, algo que, por otra parte, ya estaba haciendo con algunos jugadores.

El Barça ha renovado estos días a Ter Stegen, Lenglet, De Jong y Piqué para aplazar los pagos. Dest, Trincao o Pjanic ya habían firmado en esas condiciones y estos días se negocia también con Alba, Busquets, Sergi Roberto, Coutinho o Dembélé. El caso más singular es el de Messi, que termina contrato en junio de 2021. La mesa de negociación debe resolverse el 5 de noviembre.