Apunto de comenzar la Supercopa de España 2021 -en la que participan Real Madrid, Barcelona, Real Sociedad y Athletic– el Valencia sigue pendiente de la resolución judicial de la denuncia que interpuso el pasado mes de junio por su disconformidad con el reparto económico de la Supercopa disputada en Yeda (Arabia Saudí) en enero de 2020. Fuentes del club blanquinegro aseguran que aún no tienen novedades tras la demanda por daños y perjuicios presentada ante la justicia ordinaria.

Antes de la disputa de la competición, el Valencia se quejó formalmente de la cuantía de los premios económicos que había establecido la Federación Española de Fútbol (RFEF) para los cuatro participantes de 2020 (Real Madrid, Atlético, Barcelona y Valencia). Este reparto asimétrico sigue los mismos criterios para esta edición, aunque con una cuantía inferior, al no haber desplazamiento a Arabia Saudí, según confirmaron fuentes de la RFEF. Sí que insisten desde el órgano federativo en que se mantienen las cantidades que se destinan para subvencionar el fútbol no profesional.

La nueva Supercopa establecía tres tramos distintos de premiosUn fijo por participar para los cuatro (de unos 0,8 millones), otro tramo variable -comercial- en virtud del palmarés histórico (por el que al Valencia le correspondían 1,7 millones y a Barcelona o Real Madrid, 6 millones) y dos premios deportivos diferentes para el campeón y el subcampeón. A falta de confirmación oficial, el Valencia solo ha percibido los 0,8 millones de fijo por participar, pero tiene bloqueados los 1,7 restantes por la salvedad que añadió el club en contrato.

La queja del Valencia venía por el diferente reparto en virtud del criterio del palmarés histórico. Además, había reclamado también por el cambio de formato (de una final entre el campeón de Copa y el campeón de Liga a una final a cuatro) con la competición ya comenzada, aunque fue aprobado por la Asamblea de la RFEF.

Tras varias reuniones y la posibilidad de recurrir a un arbitraje -al que finalmente no se acudió- el Valencia firmó su compromiso de participar en la Supercopa en Arabia, aunque añadió una salvedad (‘no conforme’) en el que se reservaba posibles acciones legales. De hecho, Anil Murthy confirmó horas antes de la semifinal entre Real Madrid y Valencia en Yeda que estaba “dispuesto a llegar a la justicia ordinaria”, como así sucedió meses después tras poner el asunto en manos de su gabinete jurídico. “El “no conforme” es específicamente en esta cláusula y vamos a ir hasta el fin para reclamar lo que es justo para el Valencia. No puedo aceptar condiciones diferentes que considero injustas. ¿Cómo voy a justificar esto ante la afición o ante la propiedad? Salimos de Valencia para jugar en Arabia como campeón de la Copa con condiciones muy inferiores”, se quejaba hace un año.