El primer fichaje del Valencia en la época Bordalás fue el portero georgiano,Giorgi Mamardashvili Una opción que se consideraba de futuro, pero que ha dado un golpe encima de la mesa nada más debutar. El chico jugó sus primeros minutos ante el Atromitos griego en la Ciudad Deportiva y su actuación fue más que destacada con dos grandes paradas en vuelo que lucieron.

Además, en los entrenamientos está mostrando un nivel superior y parece una barbaridad mandarlo a jugar al filial, que el club mandó a la tercera división RFEF o lo que es lo mismo, la quinta categoría del fútbol español.

El caso es que la irrupción de georgiano pone patas arriba el orden establecido. Bordalás tiene cuatro porteros en nómina y, obviamente, no necesita tantos. El club quiere vender a Cillessen, por el corte que supone mantener al holandés, pero las ofertas no llegan. Jaume estaba llamado a ser el segundo portero, pero si llega el interés de algún equipo se le pedirá que se marche. El tercero en discordia era Rivero, el chico del filial con unas grandes cualidades, pero que tampoco está para jugar en ‘quinta’ y tiene opción de salir cedido.

Cillesen y Jaume, lesionados

Además, se da la circunstancia de que los dos poteros que en principio estaban llamados a ser los importantes en el equipo, Cillessen y Jaume, están lesionados muscularmente, por lo que en el inicio de pretemporada van a aparecer con menos asiduidad, una situación que Rivero y Mamardashvili, pueden aprovechar en cada sesión de entrenamiento o partido.