Ha tardado en llegar, pero el Sevilla ya tiene entre sus manos una de las operaciones del verano. Uno de los clubes más poderosos, en lo deportivo y económico, como es el Chelsea campeón de Europa se ha interesado en la joya de la corona sevillista, el central Jules Koundé. El club andaluz, sabedor del deseo del francés de salir, le propuso a su agente que llamase con una oferta real de un club que colmase los anhelos de su representado. El conjunto inglés colma las aspiraciones de Koundé. El Sevilla, que ha asistido a este tsunami informativo desde la barrera («hay más ruido que nueces hasta ahora», aseguraban desde el club), espera el movimiento del Chelsea para sentarse a negociar.

La postura de las partes parece clara antes de sentarse. El Sevilla no desea bajar de los 70 millones, pese a los 80 de cláusula del jugador, conocedor del valor real de su futbolista en el mercado. El Chelsea, por su parte, con una amplia nómina de centrales en su plantilla, aunque queriendo contentar a Thomas Tuchel, que ha triunfado con una línea de tres atrás, intentará abaratar la operación incluyendo algún jugador¿Qué necesita el Sevilla si vende a Koundé? Otro central de primer nivel. Precisamente en el conjunto del Sur de Londres juega Kurt Zouma, por el que los sevillistas se interesaron en 2017. También francés, de 26 años, y al que Koundé le ha robado su puesto en la selección y puede que también en el Chelsea.

Zouma es un defensor potente, que en la etapa de Lampard en el banquillo era un fijo, pero fue perdiendo su posición al no encajar de todo bien en el esquema del nuevo entrenador. En el Sevilla sólo escama cómo solucionar el problema de su ficha. Cobra por encima de los 2,5 netos por temporada. Además de convencer al propio futbolista de cambiar Londres por Sevilla. El as en la manga del club es el propio Monchi, quien siempre ha tenido una gran relación con los jugadores franceses. De su poder de convencimiento dependerá que esta operación, con jugadores por medio, pueda llegar a buen puerto.

Porque el Chelsea no quiero colocar encima de la mesa los 70 millones que reclama el Sevilla, aunque sea incluyendo objetivos. Mientras el club andaluz, de permitir que se incluyan jugadores en la operación, quiere al menos que la cantidad ofrecida alcance los 50 millones. De todos modos, hay que recordar que el Girondins tiene un porcentaje de la plusvalía generada por su venta. Cuanto mayor sea la cantidad fija, mayor pellizco se llevará el club francés. Zouma es un viejo deseo de Monchi. Puede encontrar una solución Champions a la salida de su más preciado tesoro. Y su pareja con Diego Carlos, centrales rápidos, fuertes y contundentes, puede solidificar si cabe más el muro nervionense.